Estamos en Facebook - Logueate!!!!!



Buenos Aires
,
  

 

Home  |  Historia  |  Actividades  |  Autoridades  |  Instalaciones  |  Centros Castellanos  |  Eventos  |  Vivencias Zamoranas

  Noticias de Zamora  |  Gente que busca gente  |  Fotos Historicas   |  Videos   |  Como Asociarse    Contacto

Vivencias Zamoranas....
Este espacio esta destinado a mostrar y compartir a través de nuestra Web las distintas vivencias de nuestros emigrantes coterráneos en su llegada a Argentina. Todos aquellos que lo deseen pueden enviarnos sus
relatos a nuestro correo electrónico y el Centro las publicará en esta sección.


 

   -  VIVENCIAS DE UN EMIGRANTE ZAMORANO EN LA ARGENTINA   -  

JOSÉ MARIA MIRANDA SEISDEDOS, nació el día 3 de Octubre de 1891 hijo de Julián Miranda Cortes y de Carolina  Seisdedos González, según acta Nº 4132 ante el Juez Municipal y encargado del Registro Civil  de la Villa de Fermoselle en la Provincia de Zamora.

Entusiasmado por lo que llegaba a sus oídos de parientes y amigos, que recibían noticias de lo bien que vivían en la Republica Argentina y solo con catorce años de edad, convence a sus padres que lo dejen viajar y apoyado por un tío, que tiempo antes se había radicado en Buenos Aires, consigue autorización de los mismos, pero al ser menor de edad, se presenta el padre ante el alcalde de Fermoselle don Manuel Garrido Fernández, según acta labrada el 23 de Noviembre 1905, que dice que el vecino Julián Miranda Cortes, casado, propietario, con cedula personal de primera clase Nº 860 , manifestando que tiene proyectado, el que su hijo José Maria Miranda Seisdedos, de catorce años de edad, pase a Buenos Aires, Republica Argentina y que deseaba lo hiciera constar para que no se le pongan inconvenientes en el viaje, quedando en cumplir lo dispuesto en él articulo treinta y tres de la Ley de quintas.

El señor Alcalde accedió a ello manifestando extender este documento, que quedara archivado en este Ayuntamiento, y del que sacara copia para entregar al interesado y firma con dicho señor y los vecinos don José Nuto y Cipriano Segurado. .........
(Ver relato completo...)

 

 

 -  Añoranzas  -    Mi Pueblo  -

 

 - AL CENTRO ZAMORANO  -


Enclavado entre peñas, regatos y ríos,
Salpicados de límpidas fuentes,
Con sus bosques de pinos y robles,
Y sus prados que están siempre verdes…

Con sus yerbas, ortigas y flores
Y sus matas de urces y espinos
Dulcifican y sirven de marco,
Una tierra que mimo el destino.

Piornos, homeros, olivos, erizos,
Carpazos, retamas, carquesas.
Álamos, chopos, gatuñas, escobas,
Silvas, abruños, moreras y fresas…

Avellanos, hinojos y fresnos
Que se besan en las aguas del río
Mistifican y llenan de encanto
Sus orillas de vergel florido.
Pero son su calido sol

Y sus blancos paisajes de nieve
Los que gravan y esculpen en el alma
Los recuerdos que más nos conmueven

Son las horas vividas a la lumbre
Junto al tostador de castañas repleto,
Los que asaltan nuestra fulgidas mentes
Evocando motivos completos.
Nostalgias de cuentos y rezo

Contados en torno a un escaño.
Arrullan nuestro ser y a su impulso
Se reviven los días de antaño.
Pero eres tú, mujer de mi pueblo,

Con tu de, tu honra y pureza,
Con tus sayas de tanto revuelo,
Con tu alma virgen y tu cara de cielo
El cetro triunfal de tanta belleza.

Francisco Saavedra

 


Aquí traigo mi canción
La hice solo para ti
Y te la quiero brindar
Por lo mucho que viví

En el barrio de San Cristóbal
Hay un rincón ideal
Donde la mente y el alma
Se cultivan por igual

Allí las horas transcurren
Felices y agradecidas
De que gentes puras de amor
Vayan pasando sus vidas.

Centro Zamorano
Adelante siempre iras
Por que en tu recuerdo viven
Los que desde sus pueblos

Llegaron un día aquí
Manteniendo siempre el recuerdo
De su cuna de allí
Hermanos zamorano
Vivamos siempre unidos
En esta casa que nos brindo
Siempre cariño, paz y amor

                                  
  Almir
 

 

  - NATIVIDAD CARRERA MARCOS - 



 

Fermosellana,
de 97 años, visito nuestro Centro el 21 de setiembre y nos conto su historia
( ver más...)

 

   -  PADRE LEONCIO HERRERO  -  

Zamorano, su obra en Argentina.

 

 

    SANTIAGO VIZAN RIOS (por su hijo... )   

Santiago Vizan Actuando

Familia Vizan

   A mediados del año 1965 llega al CENTRO ZAMORANO LA FAMILIA VIZAN, estaba compuesta por SANTIAGO VIZAN RÍOS su esposa CARMEN y sus hijos SANTIAGO Y JOSÉ, recién llegados de ESPAÑA y de la mano de un socio y amigo  de ZAMORA, el Sr. CARRERAS. Llegaron al CENTRO para cumplir la función de BUFETEROS, sin embargo su personalidad lo llevó más allá. El CENTRO en aquellos años, era una construcción de las llamadas tipo "chorizo".

 Vieja casona de aquellas épocas, sin embargo muy cálida, llena de añoranza por el terruño. En esa época el CENTRO estaba en expansión, ¡HABÍA QUE HACER LA CASA NUEVA! Cuántas discusiones y esperanzas. Santiago no estaba ajeno a todo eso, el y su familia pusieron el hombro. ¡CASA NUEVA!

Durante la construcción, se quedaron en el CENTRO, de esas maneras pero todo estaba bien, y todo era por el centro. Varias familias colaboraban con la tarea de controlar y atender la construcción.

Por fin todo estaba listo y por supuesto SANTIAGO pintó el edificio y lo decoró con los escudos de todos los PARTIDOS DE ZAMORA de manera que todos estaban representados. SANTIAGO VIZAN RÍOS fue un hombre muy querido y respetado en la institución por los socios porque eran sus amigos, todo ZAMORANO sabe lo que significaba esa palabra. SANTIAGO y su familia se fueron del CENTRO en el año 1970, pero siguió yendo y participó activamente en todas las actividades, por ejemplo TEATRO. La mayoría de los socios lo recordará por las canciones las anécdotas y recuerdos después de las comidas. El nació en la calle BALBORRAZ  6, en la cuesta que está al lado del ayuntamiento de la cuidad de ZAMORA. Hizo como muchos cosas por el CENTRO de las que se sentía orgulloso, los que lo conocieron dirán que era un entusiasta del CENTRO ZAMORANO.
 

 

  -  Articulo cedido por La Opinion de Zamora   -
  -  Periodista Dra. Begonia Galache
-

" Amor", un apodo que nació de su personaje en una obra de teatro antimilitarista.....
(ver relato completo...)

 

  -  Largo viaje de Soledad...

Maria Luisa Delgado natural de Muga de Sayago.........
(ver relato completo...)

Articulo cedido por La Opinión de Zamora- Periodista Sra. Begoña Galache

 

  -  "He siso feliz como me dejaron"  - 

Rogelio Carrascal , natural de Mayalde, descubrió que tras emigrar
con su padre que Argentina no era.....

(ver relato completo...)

Articulo cedido por La Opinión de Zamora- Periodista Sra. Begoña Galache

 

  -  Emigrante por Amor  - 

La joven Wenceslada Gil, una bailarina que se encontraba de gira por Cuba, abandonó su prometedora carrera por ....
(ver relato completo...)

Articulo cedido por La Opinión de Zamora- Periodista Sra. Begoña Galache

 

  -  El Abuelo Zamorano  - 

Don Máximo García, Zamorano cumple sus primeros 100 años y lo festeja en el Centro....

El Centro Zamorano de Buenos Aires, despide con profundo dolor a su querido socio y amigo, Don Máximo García.
 Ruega una oración a su memoria.

                                                                        27 de Noviembre de 2007

(ver relato completo...)

 

  -  Con Zamora en la cabeza  - 

José Maria Miranda, fermosellano, emigro con 14 años a la Argentina, creo una comisión para ayudar a los familiares de fallecidos en la guerra civil española...

(ver relato completo...)

Articulo cedido por La Opinión de Zamora- Periodista Sra. Begoña Galache

 

  -  Reunion Familiar  - 

Toro - Tres primos pertenecientes a la Familia Velásquez, consiguen reunir a 108 parientes en una reunión familiar.............
(ver relato completo y fotos)

 

  -  Gracias Rafa !!!!!  - 

 Nuestro amigo Rafael Sánchez Fontanillo, nos envió   fotos de la comarca
de Tábara ,   Ubicación y algo de su historia.

ver completo

 

  -  Por Manolo Corcero  - 

Como decimos por aquí, 'el mundo es un pañuelo', me explico: Yo nací en Argusino de Sayago, y resulta que mi pueblo está a muy poca distancia de Fermoselle, tan cerca que en mis años de niñez el viaje entre ambos se hacía 'en burro'.
Argusino desapareció hace ya más de 30 años, bajo las aguas de un pantano o embalse para la recogida de aguas que posteriormente produce electricidad.
 Fermoselle también está entre mis recuerdos y es por ello que casi todos los años en verano (Agosto) vuelvo para recorrer sus calles y perderme entre su gente.
Te adjunto fotos en las que puedes ver alguno de los bonitos los rincones que tiene Zamora y  Fermoselle, al menos para mí.

          
 
 

Links que nos recomienda Manolo:
 http://www.sayago.com/default.asp
http://www.fermoselle.tk/

 

  -  Gracias Rafael !!!!!! - 

Hola amigos
Aprovecho para hacer un poco más de patria. Os envío un video de la Danza de Paloteo de Tábara. Hace más de 20 años yo mismo formé parte de este grupo de danza, intentando seguir una tradición que por poco se pierde.
Hoy día, gracias la colaboración de antiguos danzantes y sobre todo a la dedicación de un paisano mío, Carlos Fresno Gago, es posible revivir casi al completo una danza centenaria que en su origen tenía 25 lazos (bailes).
Si quereis saber algo más de esto, ya os enviaré información adicional.

Quien sabe? Quizás algún día podamos danzar para los zamoranos de Argentina.
Un abrazo.

Video:

 

  -  Mirta Noemi Garcia - 

Mi nombre es Mirta, vivo en Mar del Plata, Prov.de Buenos Aires.Soy nieta de dos zamoranos, que en estas tierras escribieron su hermosa y  no menos sacrificada vida. Asi contaba mi abuela, Esperanza Brena, quien se caso con Remijio García Martín, los dos de Villescusa, Partido de Fuentesauco.Zamora. Ella nos contaba con cierta nostalgia pero con mucha hidalguía cuando cruzo el mar en el León XIII, así se llamaba el barco que la trajo, al encuentro con su prometido, Remijio, que había llegado a Buenos Aires en el año 1916, un año antes que ella. Tal cual estaba planeado. El vino, se empleo en una fonda, según sus propias palabras,y nos contaba, como se hacia el café, según el abuelo, para que saliera mas sabroso, y junto un dinerillo, como para mandarla a llamar a ella, quien,,aprovechando la venida de una familia del pueblo, se largo para estas otras tierras. Se casaron en la cercana ciudad de Balcarce, donde el abuelo, ya había arrendado, para hacer lo suyo. Trabajar la tierra. Y, ella contaba, que de inmediato, de acuerdo a la época, enviaron su certificado de matrimonio, por civil y por iglesia, para  ser leído en la Capilla del pueblo, el día Domingo, para que la familia y su gente supieran que estaban cristianamente  casados.Aca guardo con mucho amor, su foto de casamiento, vestido negro, y velo blanco, que indicaban su luto por lo dejado atrás, su tierra, su familia y la pureza reflejado en el blanco de su velo . Acá, al año siguiente nació su primer hijo Manuel García Brena, mi tío, y al año siguiente su segundo hijo, mi padre, Martín García Brena. Siguieron sus vidas, labrado la tierra, por otros horizontes, Las piedritas, un lugar muy pequeño, lugar netamente agropecuario, rodeados de otros emigrados, que armaban como colonias, todos dedicados a la misma labor, "la tierra". Y llegados los años 1935/6 mas o menos, deciden vender su patrimonio para volver a su querida España, Zamora. Llegados allí, los cuatro, los hijos, tenían ya 19 y 20 años. Y Dios quiso, después de unos 9 meses de estada, tuvieran que volver a la Argentina, por salvar a sus hijos de ir al frente de la Guerra Civil Española. Lo hicieron escapando por Portugal, y dejando en Salamanca, a un sobrino de mi abuelo,el Dr.Alfonso García, todo su dinero. Un gran tiempo después, lo recibieron de manos de un primo segundo de ellos, que viajo a España, y pudo entonces recuperarles el fruto del gran esfuerzo. Ya para entonces, ayudados por gente emigrada de su tierra, Esteban Vellaz, quien les cedió tierras para continuar. La vida fue pasando, quedando atrás fenomenal derrota para ellos, pero sin bajar nunca la guardia, con trabajo y esfuerzo, volvieron  tener lo suyo nuevamente. Ya vivian en la ciudad, Mar del Plata, aunque sus labores, estaban en el campo. Por ese entonces, arrendando por la zona de Estación Camet, a la flia Hooff, por duros cuarenta años ya, y luego, también los hijos hicieron lo propio, por los mismo lugares, que su pioneros padres. Mi abuela, ejemplo de mujer, a quien nunca pude encontrarle un defecto. Por lo c contrarío, creo fue siempre, mi modelo, y  ejemplo   de vida. Por supuesto acompañada también, por la laboriosa y honrosa vida de mis padres, dedicados al trabajo, a la familia y sus amigos. Hoy revivo, después de tanto intentarlo, con todos los medios con los que contamos,  la inmensa alegría, de  haberme revinculado con los tíos y primos, hijos y nietos de los que allí quedaron.Cuanto tiempo me costo!!!, pero cuanto lo disfruto, porque la vida quiso, que mis abuelos y sus dos hijos, nos dejaran, a edad temprana. La voz de esos zamoranos, alegres y tan contentos como yo, en el teléfono, en Internet, no lo puedo describir, que cosa tan fuerte siento al oírlos, con preguntas, y que ellos nos buscaban, pero nuestro apellido García, tan  difícil  de encontrar, acá , como en Zamora, imposible de hallar!!. Yo me las rebusque con Brena, que tal?, ellos son los únicos que llevan ese apellido allí, y en toda España, son todos de la familia, y yo lo sabia. Eso y la Sociedad de Fomento de Fuentesaúco, no se donde vieron mis emails, porque escribí hasta en las paredes, y no exagero, sabia que los encontraría. Y así es que todos los fines de semana, nos contactamos, por chat, y por teléfonos, con los mas mayores. Todos con un cariño indescriptible , cuando atienden el teléfono, se escucha, olle!!!, es Mirta la hija de Martín, y a mi me salta el corazón. Es tan fuerte la impronta dejada en mi  vida y en mi corazón, que me parece oírlos a ellos, los abuelos. Con ese castellano tan lindo, y tan bien hablado, me llena el alma de tantas cosas, como las vivadas, al lado de ellos mis abuelos y mis padres.Creo haber sido bastante clara en el relato, por ahí, sin querer, me puede la emoción, y se me oprime el corazón, escribiendo, y describiendo,como puedo,  "una bella historia de amor", a la Zamorana!!!!! 

MIRTA NOEMÍ GARCÍA
Moreno 3050 Piso 12 dto "B"Tel.: 0223-493-5364 o 491-3570
Mar Del Plata - 7600 - Buenos Aires -ARGENTINA

 

       -  Paula Beleda -       

Mi nombre es Paula Beleda, tengo 27 años, quiero compartir mi historia, que espero que algún día, mis hijos y nietos, la trasmitan tal cual llegó a mi.
Tuve la suerte de crecer con mi abuela y mi tía, que viven hasta la actualidad al lado de casa, fueron ellas , junto a mi bisabuela, que la tuve a mi lado hasta los 19 años, quienes trasmitieron todas las historias y la pasión por la familia que había quedado en Manganeses de la polvorosa, Bemavente, Zamora.
Mi bisabuelo, Blas Veleda  llego a la Argentina en enero de 1912 a los 18 años,  con su hermano Quico del cual nunca se separó, atrás dejaba a su madre, Manuela Vizcaino, viuda,  y a sus dos hermanos, Maria y Magin, . se hospedó, en el Hotel del inmigrante,  hoy hecho museo,  fue en busca de un primo que había llegado a la Argentina con anterioridad, según dichos de mi bisabuela, trabajo la tierra a, sol y a sombra, hasta que decidió llegar a Mendoza.
Unos años mas tarde, su hermano Magin llegó en busca  mi bisabuelo y de Quico, pero mi bisabuelo no acepto la propuesta, el decía que a España no volvería a pasar hambre, Argentina le había abierto las puertas.
Aquí conoció a mi bisabuela, Francisca Compañ, nacida en Alicante, y quien casualmente había llegado con su familia en el año 1912, tuvo 4 hijos, Ester, Manuela, Francico e Idelfonso.
Tuvo la oportunidad de trabajar como maestro de escuela, por lo que debió hacerse ciudadano Argentino para poder desempeñar cargos públicos, fue además director, jefe de registro civil, y concejal del departamento de Tunuyán, función que cumplia los días domingos a la tarde. Fue en ese momento que la familia dejo de ser Veleda, para pasar a ser Beleda, quizá por error del registro civil, pero aquí nadie olvido que el apellido era con V, y ese detalle fue muy importante para lo que después vendría.

Pasados unos años, pudo comprar su “tierrita”, plantaba manzanas, duraznos, y su huerta, era allí, en las tardes después del trabajo, que se sentaban en la puerta de casa y contaba a mi padre lo que había dejado atrás, sus amigos, su pueblo y por supuesto su familia.
A medida que los años pasaban, cuenta mi tía, que vivían bien, que no les faltaba para comer, pero no les sobraba para que mi bisabuelo regresara a ver a ver a los suyos. Ya había muerto su madre, y  perdió el interés por volver, pero no olvidó a sus hermanos, seguían conectados a través de cartas que a veces llegaban, a veces no.
Mi bisabuelo murió a los 63 años, y con su muerte se perdió el contacto con la familia.
Siendo yo una niña, mi tía y mi abuela siguieron contando la historia de la familia, pero esta vez también surgía en ellas la pregunta: ¿ seguirán nuestros primos acordándose de nosotros? Que será de sus vidas? ¿ vivirán en Manganeses de la Polvorosa?

Ya con 26 años, decidí buscar la otra parte de la familia qua había quedado del otro lado del océano, y que estaba segura que iba a encontrar,  internet fue la  herramienta que me permitió encontrarlos.
No puedo explicar con palabras la emoción que sentía sentirme esta vez del otro lado, era yo la que contaba las buenas nuevas a mi familia, los habíamos encontrado¡¡  y por supuesto no se habían olvidado de nosotros.

( Algunas fotos de mi familia)

             

paulabeleda05@hotmail.com >

 

  -  Gracias Maria !!!!!! - 

Fotos de Tabara

       

 

 

  -  Ruben y Noemi N. de Gallego - 

Otra historia de inmigrantes.

Nuestro padre, Manuel Gallego Pascual, nació el día 10 de agosto de 1913 en la Villa de Fermoselle, Zamora, España. Sus padres, (nuestros abuelos) José Gallego y Anastasia Pascual, recibieron su nacimiento con mucha alegría ya que fue el 1º hijo varón luego de cuatro hijas mujeres: María, Concepción, Consuelo y Carmen, al que le siguió Manuel. Más tarde llegarían Salvador y Ángel.

    La abuela Anastasia, era conocida en el pueblo por su oficio, como la "tía colchonera", y el abuelo José, era el "tío pesetas", por tener como costumbre invitar a todos a una copa en rueda de amigos. José era, además, el encargado de prender las farolas del pueblo al anochecer.

   Manuel a pesar de haber nacido en un hogar humilde, rememoraba su infancia con mucha alegría. Nos contaba siempre sobre sus correrías por el campo y las escapadas a las orillas del río Duero. Recordaba su pueblo como un hermoso lugar rodeado de montañas y la cercanía del río. Nos decía que no le hacía falta conocer otros lugares: “para qué conocer otros lugares aquí en Argentina , si en mi pueblo he visto todos los paisajes en un solo lugar”.


   Cuando tuvo edad de ir a la escuela, lo hizo con agrado y deseos de aprender. Fue muy buen alumno, demostró ser muy inteligente, y fue muy apreciado por su maestro. A los doce años terminado el ciclo escolar, nuestro abuelo decide viajar a la Argentina buscando nuevos horizontes y decide llevarlo con él , junto a sus hermanas. En España sólo quedarían la abuela y sus hermanos menores trabajando en el pueblo. Al enterarse del viaje, el maestro, le pidió a nuestro abuelo que, por favor, le diera la oportunidad de dejar a Manuel para que lo ayudara en la escuela con los alumnos más pequeños. El abuelo José, no se decidía a otorgar el permiso, pero el maestro le dijo: "¿Qué espera Ud. después de una siembra? ¿No le agrada ver los frutos de ella? Pues eso es lo que yo quiero, Manolo es la mejor semilla que  he sembrado. Déjelo para que yo pueda disfrutar viéndolo enseñar a los niños”. Durante un año más, papá se quedó en el pueblo , ayudando a su maestro.

   Al año siguiente, el abuelo José regresó a buscarlos, y así en el año 1926, Manuel viajó a la Argentina, en compañía de sus padres y hermanos, pero su corazón quedaba en su pueblo. Muestra de ello, es que llegado al puerto de Bs. As., su padre le ofrece comer en un puesto mientras hacían los trámites y Manuel le contesta:  "Prefiero un trozo de tocino mufado antes que comer algo aquí”.

   La familia se instaló en Villa Luzuriaga, partido de Haedo, Pcia. de Bs. As., comenzando la lucha para alcanzar una nueva vida. Debido a su corta edad, Manolo tuvo varios trabajos: cadete de un dentista, en casa de familias, en un garage... hasta que a los 18 años, su hermana Concepción, casada con Víctor Alvarez, comerciante, repartidor de aceite comestible en casas de familia, lo toma como ayudante. Así aprendió el oficio de "Fraccionador y repartidor de aceite comestible".

   A los 23 años Manuel, se casa con Aurora Carrillo Cordero, argentina, hija de Miguel Carrillo y Ma. de las Angustias Cordero, inmigrantes andaluces, a quienes había conocido haciendo su trabajo. De esa unión, nacimos sus hijos, Rubén y Noemí Norma Gallego Carrillo.

   Alrededor del año 1950, Manuel logra independizarse, y tener su propio reparto. Cumpliendo con su tarea, yendo de casa en casa por diferentes barrios, fue conociendo mucha gente y entre ellas, algunos "paisanos", como se denominaba a los inmigrantes de un mismo lugar, y ellos le comentaron de la existencia del Centro Fermosellano, donde por supuesto se reunían los inmigrantes nativos de Fermoselle.


   Lo más pronto que pudo se contactó con ellos, y desde el primer día sintió que había encontrado un pedacito de su tierra, dónde y con quienes recordar y revivir sus raíces. Así comenzó a colaborar con la naciente entidad que los agrupaba. Participó en la Comisión directiva como Tesorero. A medida que nosotros crecíamos, nos íbamos integrando a la comunidad que nos reconocía como descendientes de fermosellanos. En ese entonces, hacíamos festivales en el salón del Centro Salceda, el cual alquilábamos, y en los meses de verano, en el recreo del Centro de Cerveceros de Quilmes, donde concurríamos con nuestras familias. Llegábamos en autos, camionetas, camiones, nos divertíamos  mucho y todo el lugar era para nosotros, para el Centro Fermosellano. Ahí, Manolo, como siempre lo llamaban sus amigos, esperaba a todo el que quisiera compartir nuestra mesa, con chorizo, carne y un vaso de vino. Era uno de los días más felices, que disfrutaba de todo corazón.

   Los amigos más cercanos a papá, que recordamos de aquella época eran: Florindo Santos, Bautista García, Eliseo Blanco, Santiago Barrera, Lope Seisdedos, Manuel Fernández.


   Pasado el tiempo, la cantidad de asociados iba en aumento, y el Centro Fermosellano no tenía casa propia. En la búsqueda de solucionar este problema, se contactaron con los directivos del Centro Sanabrés en Bs. As. que sí tenían una propiedad que los agrupaba y representaba. Los Directivos de ambas Instituciones acordaron unirse para formar una sola entidad, ya que Fermoselle y Sanabria pertenecían a la Pcia. de Zamora. Manuel Gallego, participó activamente a favor de esta unión y propuso llamar a la nueva Institución, "Centro Zamorano ". Así quedó aceptado, y se formó la primera Comisión Directiva, que sería conformada por fermosellanos y sanabreses. Ofrecieron el cargo de presidente a Manuel Gallego, pero él rechazó el ofrecimiento , proponiendo en su lugar a su amigo Bautista García. Así fue aceptado y de ahí en más, completada la lista de Comisión Directiva, nació el "Centro Zamorano de Buenos Aires."

   Desde entonces, mensualmente, comenzaron los Almuerzos de Camaradería, (en aquellos días, asado a la parrilla con ensalada).  Manolo, llegaba a las 9 de la mañana con un gran paquete de churros y una botella de aguardiente para agasajar a los socios que iban llegando más temprano. Demás está decir que se corrió la voz y cada vez eran más puntuales. Luego se dedicaba a preparar la ensalada que acompañaría al asado. Cuando llegábamos nosotros, lo encontrábamos feliz, atendiendo a sus amigos, siempre riendo, tratando que todos lo pasaran de lo mejor.  En esa época no había mozos,  todos ayudaban y atendían a los invitados, sus amigos.


   Desgraciadamente, nuestro padre, no pudo ver crecer al Centro Zamorano como Institución, ya que Dios lo llamó a su lado, cuando faltaban unos días para cumplir sus 50 años, el 29 de julio de 1963. Pero quedamos nosotros, sus hijos, como sucesores, con la semilla de la Humildad, Honestidad, Amistad y Amor a su tierra, que sembró en nuestro corazón.

   Tratamos de representarlo colaborando con la Institución, especialmente en la actividad cultural de nuestro Centro, poniendo lo mejor de nosotros y, sabiendo que desde donde esté, estará feliz de vernos, no sólo a nosotros, sino a sus nietos y biznietos, que acuden a ésta,
Su Casa, Nuestra Casa.

Rubén y Noemí N. Gallego

 

Email: centrozamorano@centrozamorano.com.ar - centrozamorano@fibertel.com.ar
 Copyright © 2010 - Centro Zamorano Buenos Aires - Todos los derechos reservados